ugg verdaderas Botas de hule

botas ugg autenticas Botas de hule

Inicio El País Puro Deporte Sucesos Economía Opinión Viva El Mundo Ciencia Tecnología Data Diálogos ncora Revista Dominical Teleguía Brandvoice Somos Célebres Videos Blogs Negocios Publicaciones Emisoras Productos GN Anúnciese Estados Financieros Condiciones de uso Políticas de privacidadFútbol Nacional Fútbol Internacional Legionarios Selección Nacional Motores Otros deportes TorneosCartas Columnistas Editorial Foros InternacionalAplicaciones Científicas Medio Ambiente SaludDebido a mi actividad profesional, las botas de hule son preciado instrumento de trabajo. Me encanta ponérmelas y, aunque no las utilizo a diario, cada vez que las siento en mis pies (como protección o comodidad) experimento la sensación de estar un poco más cerca de mis raíces campesinas, ya raídas por la inexorable influencia del ambiente urbano, que poco a poco relega al olvido todo aquello que no sea comodidad y lujo.

Hace pocos días osé ingresar con mis botas de hule puestas (sin barro y con el pantalón por dentro por supuesto) a un conocido supermercado capitalino, donde observé las siguientes reacciones:

Los empleados (dependientes, displays y cajeros) aprovecharon la “distracción” para sealarme, cuchichear y sonreír a mis espaldas.

Un agente de seguridad se acercó y no me quitó mirada ni se separó hasta que pagué por lo que había adquirido.

Solo por curiosidad volví una hora después, con la misma ropa pero sin las botas de hule, y la reacción fue la esperada. pasé inadvertido, como un simple cliente más.

Por ello cuestiono: acaso en la ciudad ya se olvidó que fueron los campesinos,
ugg verdaderas Botas de hule
labriegos sencillos, quienes forjaron la identidad nacional y constituyeron el indestructible cimiento sobre el cual se apoyó el desarrollo de la patria?

No son los campesinos quienes, con sus botas de hule puestas, trabajan día a día la tierra para alimentar a todos aquellos incapaces de producir ni una mazorca?

Creo firmemente que el campesino costarricense merece el respeto de todos, pues con el sudor honesto de su frente refleja el esfuerzo físico y espiritual que impregna el surcar la tierra halando su yunta de bueyes, acción con la que brindan loable lección de honradez y amor a Costa Rica.

Los de la ciudad deberíamos volver de vez en cuando la vista al campesino, para apreciar en él los valores que hace mucho tiempo tenemos en paulatina degradación. Un real campesino en botas de hule nunca será capaz aunque el hambre de los suyos se lo pida de entrar a un supermercado a robar lo que necesita su familia; primero buscará por todos los medios posibles aquellos instrumentos que le permitan ganarse el derecho a cubrir esa perentoria necesidad.

Quizás esos instrumentos sean solo sus manos y la valentía que genera el deseo de salir adelante, pero sobre todo el amor al prójimo inculcado por sus padres, que, también en botas de hule, le ensearon a nunca tratar despectivamente a nadie.

En la ciudad aún tenemos mucho que aprender de todos los que con orgullo se ponen botas de hule para recorrer el camino hacia el dulce abrigo y sustento que da la tierra a quien la trabaja.
ugg verdaderas Botas de hule