botas de ugg Botas de fútbol con tacos

zapatos ugg mujer Botas de fútbol con tacos

El fútbol no es sólo el deporte que más se ve en la tele y del que más se habla, también es uno de los que más se practica. Y para jugar sobre tierra o hierba resulta imprescindible calzarse unas botas con tacos que sean sólidas, resistentes, cómodas y que pesen poco. Empeine (cara exterior del zapato, unida a la suela), forro (revestimiento interno del zapato), plantilla y suela (parte inferior del calzado, sometida a desgaste y unida al empeine) son las cuatro partes fundamentales de cualquier bota. Este comparativo ha evaluado mediante pruebas de laboratorio la resistencia al uso y el deterioro, la solidez del color y la gestión del sudor de empeine, forro, plantilla y suela en ocho modelos de bota de fútbol, cuyos precios, muy diferentes, iban desde los 35,28 euros de Joma Gol II hasta los casi 95 euros de Diadora Brasil Pro Md Pu.

La mejor relación calidad precio correspondió a Joma Goll II, las más baratas de las estudiadas (35,28 euros), porque son resistentes y ofrecen una alta tracción en hierba (evita resbalones), si bien son las menos resistentes a la acción de la luz frente al color y su gestión del sudor es muy mejorable. Otra buena opción es Diadora Brasil Pro, las más caras (94,95 euros) pero también las mejores en el conjunto de pruebas, además de las únicas que aprueban el test específico de expulsión del sudor generado por el pie.

Cuestión de resistencia El empeine (la cara superior del zapato) es la parte de la bota que entra más en contacto con el balón. Su durabilidad se comprobó con dos pruebas de flexiones. En la primera se hicieron 200.000 flexiones con el zapato seco, mientras que en la segunda se probaron 50.000 veces con las botas húmedas (antes del test se sumergieron en agua destilada y se les aplicó vacío para que absorbieran más líquido). Las mejores fueron Diadora, Nike, Lotto y Joma, que no sufrieron ningún dao tras el cuarto de millón de flexiones. En Kappa aparecieron fisuras superficiales tras la prueba en seco y en Puma también se apreciaron pequeas grietas en seco y húmedo. Las peores en esta prueba fueron Umbro (las bandas de adorno se agrietaron) y Adidas, en el que se desprendió el recubrimiento de las bandas rojas y blancas a partir de sólo 10.000 ciclos.

Para comprobar el desgaste del material de la superficie de la bota, se sometieron a 150 ciclos (100 en seco y 50 en húmedo) en los que se simulaba el golpe a un balón. Puma, Kappa, Nike y Lotto, las mejores, no sufrieron dao alguno mientras que las de comportamiento menos satisfactorio fueron las de Joma (se desprendió el recubrimiento de las bandas ornamentales) y Umbro, que en la prueba en húmedo perdió parte del acabado del material y en la prueba en seco sufrió araazos.

El desgaste que produce el calcetín

La resistencia del forro que recubre el interior del zapato, especialmente en la zona del talón, se midió mediante un desgaste abrasivo con un tejido seco: 51.200 ciclos en seco y 25.600 en húmedo. Así, se simula el desgaste continuo que representa el roce del calcetín. Kappa, Diadora, Umbro y Adidas salieron indemnes, mientras que en Lotto se perdió el recubrimiento del calzado y se manchó visiblemente el tejido utilizado como abrasivo. Eso sí, ningún forro se llegó a romper, por lo que todos superaron la prueba.

Si la suela del calzado no es robusta y duradera, el zapato envejecerá prematuramente. Se comprobó su resistencia midiendo la pérdida de material de la suela cuando se desplaza por una superficie abrasiva; además, se midió su resistencia al desgarro calculando qué fuerza se necesita para cortar la suela.

Las suelas de las ocho botas superaron la prueba, y destacaron los resultados de las de Puma, Nike y Adidas.

La flexibilidad de la suela, criterio esencial de comodidad, se contrastó colocándolas en una máquina que las dobla 30.000 veces en un ángulo de 90. Las ocho aprobaron con nota, ya que en ninguna se apreciaron daos. Y qué fuerza es necesaria para despegar la suela del resto de la bota? Se considera incorrecto que se despegue con menos de 6 N/mm. Sólo dos botas cumplieron: Kappa, cuya suela necesitó una fuerza de 6,6 N/mm para despegarse y, sobre todo, Joma que requirió 8,9 N/mm. Las de Umbro y Diadora (3,8 N/mm) y Adidas (5,4 N/mm) suspendieron en esta prueba de despegado de la suela, mientras que las de Nike (5,8 N/mm) y Puma (5,5 N/mm) tampoco aprobaron pero se quedaron en un “regular”.

En los modelos estudiados de Joma y Lotto, la suela va cosida a la bota, por lo que sus resultados no son directamente equiparables. La de Joma fue la más resistente de las comparadas, mientras que la de Lotto obtuvo mal resultado: 3 N/mm, quizá por el escaso número de puntadas que unían suela y piso.

Acabar con el sudor

Una bota elimina de dos maneras el sudor que produce el pie de su usuario: mediante la evaporación a través de la parte superior del calzado o con la absorción por los materiales, particularmente la plantilla. La capacidad de expulsión del sudor del empeine se analizó midiendo su permeabilidad al vapor de agua: se utilizó un corte del material de la parte superior de la zapatilla (previamente se había envejecido con 20.000 flexiones) que debía evacuar un mínimo de 1 mg/cm2 de vapor de agua a la hora.

Sólo una de las ocho botas de fútbol superó las tres pruebas de gestión del sudor

Cuatro de las ocho botas analizadas no superaron las prueba. La de Nike fue la peor, al obtener un valor diez veces inferior al mínimo exigido y quedarse en una capacidad de expulsión del sudor de sólo 0,1mg/cm2 por hora. En la de Puma también se registró un resultado deficiente (0,2 mg/cm2), mientras que la de Joma (0,7 mg/cm2) se acercó más a lo requerido y Kappa (0,9 mg/cm2) casi lo consiguió. La que mejor expulsó el agua fue la de Adidas, con 2,5 mg/cm2, única que obtuvo un “satisfactorio” en esta prueba. Las otras tres que aprobaron se quedaron en el “correcto”.

El otro ensayo que estudia la gestión del sudor en estas botas comprueba la cantidad de agua que la plantilla absorbe y la que es eliminada tras un cierto período de tiempo. Se midió en laboratorio flexionando las plantillas repetidamente sobre una gasa (simulando los pasos) que se mantiene húmeda gracias a una corriente de agua. Después, se dejan 17 horas a 23C, con un 50% de humedad relativa para que eliminen el agua. Los resultados indicaron que las ocho botas eliminan bien el agua absorbida, pero también que sólo Diadora la absorbía no ya de modo satisfactorio sino simplemente correcto. Se ha comprobado cómo se comportan las ocho botas en esta tesitura. El ensayo, realizado sobre un tipo de hierba natural muy utilizado en campos de fútbol (Bermuda 419), concluyó que las botas con mayor tracción en hierba (las que menos propician los resbalones) son las de Joma y Puma, seguidas de Nike y Adidas. Por su parte, las botas estudiadas de Kappa, Diadora, Umbro y Lotto demostraron un agarre escaso, por lo que la posibilidad de resbalarse con ellas al comenzar a correr es mayor.

Y su peso? Cuanto más ligero sea este calzado menor será el esfuerzo de transportarlo y el de practicar deporte con él. Las botas más ligeras fueron las de Puma, con 480 gramos, y las más pesadas, las de Umbro (646 gramos).

Los tintes, que no destian

El fútbol se juega habitualmente al aire libre, por lo que el uso de las botas se produce en contacto directo con el sol. Una vez concluida la prueba de exponer de un modo estandarizado los empeines a la radiación solar, los resultados fueron correctos si bien en la bota de Joma se percibió un amarillamiento en las bandas blancas, no así en las azules.

Por otro lado, el roce sistemático y continuado del interior de la bota con el calcetín (frecuentemente empapado en sudor) hace temer que los tintes de las botas destian y acaben por manchar el calcetín. Se comprobó esta circunstancia en laboratorio, sumergiendo los forros de la bota junto con unas muestras de lana, acrílico, poliéster, poliamida, algodón y diacetato (los tejidos más probables de una media deportiva) en una disolución de sudor normalizado de pH ligeramente básico. Estos materiales se colocaron sobre una placa a 37C que se prensaron con otra placa a la temperatura del cuerpo humano. El conjunto se mantuvo dentro de un horno durante tres horas a la misma temperatura constante. El comportamiento de los forros de las botas Nike y Lotto fue excelente en todos los tejidos, mientras que los peores fueron los de las botas Umbro y Puma, ya que los retales de poliamida, algodón y diacetato se colorearon de forma notoria (en Umbro también el de poliéster).
botas de ugg Botas de fútbol con tacos

botas de ugg Aportes a Jimmy Morales revelan que Ej

zapatos ugg hombre Aportes a Jimmy Morales revelan que Ej

El bono por responsabilidad fue aprobado con cargo al renglón 015 y se paga en forma mensual al personal que presta servicios tanto a la cartera de la Defensa como al Estado Mayor de la Defensa Nacional.

La información, que trascendió luego de que el medio digital Nómada reveló que Morales había recibido Q50 mil del Departamento de Finanzas del Ejército en marzo de este ao, generó ayer que la Contraloría General de Cuentas (CGC) decidiera revisar la legalidad del pagos mediante una auditoría.

En el caso del presidente Morales, el bono se suma a los Q146 mil 950 de salario mensual que recibe, por lo que desde diciembre del 2016 percibe al mes Q196 mil 950, lo que representa poco más de 68 salarios mínimos actuales.

César Elías, subcontralor de Calidad del Gasto Público, delegó a dos auditores para que recabaran información sobre el bono que recibió el mandatario y que “los resultados de su actuación se hagan constar en actas y un informe circunstanciado realizando las recomendaciones u observaciones que consideren pertinentes”.

Revela acciónEn conferencia, Mansilla explicó que el bono de responsabilidad fue aprobado mediante el acuerdo 10 2016, que se firmó en enero del ao pasado y que el pago comenzó a hacerse efectivo en diciembre último.

“Este no es un pedido del seor presidente Morales , sino que es una decisión colegiada que se toma en el Ministerio de la Defensa donde se establece que el presidente por ser parte de la estructura del alto mando del Ejército también está sometido a riesgos, dificultades legales administrativas por decisiones, como en temas del narcotráfico, el crimen organizado”, sealó el ministro.

El acuerdo, que fue publicado la tarde de ayer en la página del Ministerio,
botas de ugg Aportes a Jimmy Morales revelan que Ej
precisa que dicha bonificación se concederá mensualmente siempre y cuando exista disponibilidad en efectivo en el renglón 015 del presupuesto vigente para el Ministerio de la Defensa y que no será tomado en cuenta para el pago de ninguna prestación o jubilación.

Asimismo el acuerdo menciona que para el pago de este bono quedan excluidas las dependencias militares que generan fondos propios y el personal que está contratado en los renglones 189 y 029.

En la conferencia se reveló, según la Dirección General de Finanzas, que este ao el presupuesto vigente para el pago de ese bono es de Q471 millones 822 mil 528 y que la proyección para el otro ao debe ser aprobada por el Congreso.

Supervisan legalidadEl contralor general, Carlos Mencos, fue consultado sobre si un bono de ese tipo puede ser decretado con un acuerdo administrativo interno y respondió: “Son los extremos que vamos a evaluar”.

“Los auditores ya tienen la documentación en sus manos. Maana vamos a hacer un análisis del sustento legal que tuvieron para la emisión del acuerdo y después de haber evaluado comentaríamos qué acciones vamos a tomar”, dijo Mencos.

Al contralor se le consultó si en el hipótetico caso de que la CGC determine que el acuerdo no es la herramienta adecuada para pagar el bono a las personas, estas tendrían que devolver el dinero que ya recibieron.

“Ese es uno de los procedimientos que establece la Ley, pero no quisiera adelantar opinión hasta que no estemos seguros de cuál es el sustento legal que motivó la emisión del acuerdo”, aseveró.

PolémicaAl preguntarle al ministro por qué el presidente recibe Q50 mil mensuales de bono, respondió: “Entre las consideraciones fueron más en el tema del cargo que ostenta y el riesgo y peligro que tiene en la toma de decisiones. Se afrontan situaciones de riesgo y judiciales. Quién en este caso podría ayudarlos a responder por acciones del cargo?”.

Periodistas cuestionaron a Mansilla sobre si el bono no contravenía las funciones de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad y respondió: “Hablar de qué institución queda inservible no es adecuado, le diría que cada institución tiene su rol y se están cumpliendo”.

El funcionario alegó que si la recaudación va mal, los bonos son los primeros en irse.

CuestionamientosCarlos Aníbal Martínez, experto en gestión pública y transparencia, consideró que esta decisión es “altamente discrecional que no tendría justificación a la luz de la reglamentación”.

“Los sueldos de los funcionarios deben ser transparentes, no pueden integrarse aumentos de este tipo por acuerdos gubernativos o medidas ministeriales, este es un hecho que no tiene una justificación”,
botas de ugg Aportes a Jimmy Morales revelan que Ej
aseveró Martínez.

El experto dijo que un presidente cuyo lema fue trabajar con transparencia debió haber sido el primero en rechazar ese bono y sealó que las acciones del Ejército no se comparan con las peticiones de otras carteras como Educación y Salud.

botas de ugg pudo haber guiado la suerte de su familia hasta la muerte

ugg boots españa pudo haber guiado la suerte de su familia hasta la muerte

MADRID, 15 Ene. (CHANCE)

Han pasado casi diez días desde el espantoso tiroteo a Mónica Spear y su marido Thomas Henry Berry y la hija de ambos, donde la única que sobrevivió fue la pequea Maya. La nia fue trasladada al hospital y sufrió tan solo un impacto de bala en la pierna, sufriendo una rotura de tibia.

Los médicos aconsejaron no sacarle el proyectil. Maya de cinco aos, que iba dormida en el vehículo sobrevivió gracias a la rápida actuación de sus padres, ya que Mónica enseguida la cogió en el interior metiéndola en la parte baja del coche donde la guantera y la protegió con su cuerpo para salvaguardarla, como os contamos anteriormente. La pequea tuvo que declarar lo que pasó y creía que sus papás estaban dormidos.

Fue Rafael, el padre de Mónica el que narró como asimiló Maya las muertes de sus padres: “Mi papá y mi mamá no son tan viejos pero se quedaron dormidos y están en el cielo”. Huerfanita de padre y madre, el padre de Mónica enseguida explicó su decisión, iban a pedir a la autoridades venezolanas que la dejaran salir del país y que pudiera vivir con ellos en Orlando, Florida. Una decisión, la de criarse fuera de Venezuela, que también han secundado los padres de Thomas. “Este país, sin duda no es lugar para que un nio crezca”, declaraba a Globovisión thomas, el abuelo paterno de la nia. De hecho, estos irlandeses afincados en Venezuela desde hace 35 aos aseguraban: “No podemos ver a Venezuela de la misma forma que lo veíamos antes de que esto sucediera”. Según el mismo portal, Thomas Berry les comentó que su propio hijo: “Pudo haber guiado la suerte de su familia hasta la muerte”, pero “quiso mostrarles las partes de Venezuela que la gente usualmente no ve”.

Su madre Carol Berry relataba que estaban preocupados por no saber en que zona se encontraban. “l sabía de los riesgos pero no dejó que eso lo detuviera, estaba decidido a hacer lo que quisiera”, afirmaba Carol Berry a Globovisión y The Telegraph. Y es que Thomas era un prestigioso organizador de viajes en Venezuela, creando paquetes a medida. No solo disfrutaba y vivía lo que hacía, sino que se lo transmitía a sus clientes, por lo que repetían con él. Thomas y su mujer, llegaron en la época dorada del país que ahora ven irreconocible.

El matrimonio que vive en Caracas revela, que ellos no suelen salir del país debido, a la delincuencia. Su otra hija, Katy, casada con un venezolano, lleva viviendo en Edimburgo, Escocia desde hace nueve aos. Su hijo solo tiene un ao, pero no ve que Venezuela sea un lugar para que crezca su hijo: “Tengo un hijo de un ao de edad y yo no me veo regresando a Venezuela, no hay futuro para él” e insistía a su hermano que saliera de allí y estuviera más cerca de ellos. Para los padres de Henry, “una muerte en Venezuela no es sorpresa” pero “cuando se trata de alguien cercano es un shock”. El empresario y marido de Mónica ya sufrió en el 2000 un disparo en el estómago por lo que abandonó el país durante cinco aos pero el país caribeo le podía más y regresó: “l amó a Venezuela, él amaba la aventura y la libertad que este país le daba”, dijo su padre. La propia Miss sufrió cinco asaltos allí. Ahora habrá que esperar que el destino de Maya sea como quieren sus abuelos.
botas de ugg pudo haber guiado la suerte de su familia hasta la muerte

botas de ugg Cosecha de billetes en los bolsillos de recolectores

ugg botas Cosecha de billetes en los bolsillos de recolectores

La bola rueda. Dónde estás? Pilas que en la finca donde estoy sí hay grasa.

Eso fue lo que le dijeron a Juan Carlos Acevedo otros recolectores en la cantina el primer fin de semana de octubre, cuando la cosecha cafetera apenas comenzaba. Y no lo pensó dos veces: al día siguiente se vino de Betania a pedir pega en El Establo, una finca cercana al sector urbano de Andes, cuyo nombre resulta absurdo, pues no hay pesebreras ni ganado.

Los recolectores están pendientes de las fincas que ofrezcan más grasa, popocho o marra tres palabras distintas para nombrar un solo objeto verdadero: el dinero, representado en bastante trabajo con buenas condiciones . Y cuando se enteran de alguna, salen en desbandada muchos de ellos. Así, una finca puede amanecer sin recolectores un día.

“La bola rueda en la cantina, mientras nos tomamos las cervezas, o nos hacemos una llamada al celular para contarnos cómo es la vuelta”, indica este hombre bajo el calor húmedo, como de bao turco, que está haciendo por estos días entre los cafetales del Suroeste, producto de unos días de Sol espléndido y unas noches de aguaceros torrenciales que arrullan los sueos.

Sus manos y sus dedos se mueven con una velocidad alucinante, escogiendo los granos rojos sin tocar los verdes que quedan en la rama para el segundo pasón que será en un mes, cuando ya estén maduros. No pueden verse sus rasgos: tiene, como los demás, camisa de manga larga y un buzo enrollado en la cabeza que apenas sí le deja ver los ojos, para evitar los mosquitos que zumban en sus oídos y a los que, según comenta, ya casi ni les para bolas.

Como no es pajarero, dice, ese primer día no esperó que hubiera para él un surco largo sino que recibió conforme la corta hilera de arbustos que le asignó el patrón de corte, Andrés Martínez, y al terminarlo, simplemente fue hasta el sitio donde estaba la bandera, esa guadua clavada en la tierra y coronada con la cabeza de una mueca tuerta y rubia, acompaada de otra un poco más baja colgada al revés, artefacto que parece más bien un espantapájaros, pero cumple la función de guiar a los recolectores, indicarles que si quieren recoger los granos, deben hacerlo de la bandera en adelante, pues los surcos anteriores ya tienen “dueo”. Iba al Huila, al Tolima, al Quindío errando tras las cosechas. Llegaba a unas fincas que llaman “ollas”. Con más de doscientas personas provenientes de todas partes del país, soportaba a veces una comida peor que la de la cárcel, que le decían a uno que iba gratis, pero que se la salen cobrando porque el kilo lo pagan un poco más barato que en otras fincas, y en las noches se hacinaba en cambuches, claro, con olores y hedores provenientes de todas partes del país.

Aunque todo hay que decirlo, también había otras bien equipadas y con buenas condiciones; era cuestión de suerte. Sin embargo, uno sabía recibir lo bueno con lo malo y esas cosas se podían aguantar, mientras se viera el popocho, pero sus tres hijos creciendo en Andes sin él hicieron que aquietara sus plantas. Ya no anda más que por municipios del Suroeste antioqueo.

Eso cuenta también Leandro Holguín, otro que fue andariego, quien interviene en esta conversación cuando no participa en otra, la de quienes molestan a un tal indio que está ahí recogiendo cosecha.

Leandro cuenta que se volvió sedentario después de haber estado en algunas ollas del Huila. En una de esas fueron llegando con la noticia de que le mocharon una mano a peranito en una pelea en la fonda y esas cosas no son con él.

Entre las dos conversaciones, la de las ollas y la del indio, suena un vallenato. Dios del cielo, bendice este amor que es puro y bueno. Aunque no la escuchen nota por nota y verso por verso, la música alegra el ambiente. Sale de la espalda de María Eugenia Zapata,
botas de ugg Cosecha de billetes en los bolsillos de recolectores
una de las siete mujeres que hay entre los 43 recolectores de café en El Establo. Ahí atrás lleva el radio atado con alambres.

“Este es un indio raro: la mamá es india y el papá chocoano”, dice uno. “Este indio habla mucho y casi no lo callo”, dice el otro. “Luisa no se le arrima al indio por el aliento que tiene y porque apenas lleva tres días sin baar”, interviene un tercero. Ríen y dicen que el indio esto, que el indio aquello, que el indio lo otro.

Y es que quieren tanto a Efraín González Tascón, el recolector de café, y él es tan tranquilo, que le dicen tonterías todo el día entre los cafetales y él se ríe con ellos como si tal cosa. Sabe que es broma y no se ocupa en desmentir cada una de las barbaridades. Por ejemplo, no es cierto que su papá sea chocoano; el viejo también es de Cristianía, el resguardo indígena cercano a Andes donde vive con su familia. Coge café en esta finca andina y no en el territorio de la comunidad indígena donde también tienen un sembrado. Está convencido de que es el único indígena de Cristianía que recoge café por fuera de su tierra.

Se oye el tamborileo de escasos granos cayendo en el fondo un balde de plástico. Es el ruido que anuncia la llegada de Andrés Martínez, el patrón de corte, que ronda por todas partes revisando que nadie deje granos caídos debajo de la planta o pegados en la rama. Cuando son cuatro o cinco, los recoge él y los va echando en el balde que lleva amarrado por delante, como los demás recolectores; cuando son más, llama al trabajador para que lo haga él mismo.

No se va

Una que no se va de El Establo, ni siquiera si hasta ella rueda la bola de que en otra finca pagan más, es la mujer del radio.

Ah, no. Desde septiembre, ella le pidió a Jaime González, el dueo de la finca, que la tuviera en cuenta para la cosecha y no quedaría nada bien que se fuera de buenas a primeras. Además, durante el resto del ao, cuando no hay recolección, ella trabaja allí mismo al jornal, 123 mil pesos semanales, abonando y fumigando los arbustos. En cosecha, la plata puede ser el triple: llega al sembrado como faltando veinte para las seis, cuando las primeras luces del día empiezan a dibujar los contornos de las cosas, se aplica en su trabajo hasta las doce y en ese lapso recoge unos 127 kilos, que lleva en dos viajes, porque en esta finca no hay ladrones y puede dejar el otro bulto recostado bajo un árbol, al lado del camino. Después de almuerzo podrá recolectar otros noventa kilos. Así, para ella, la semana pasa a ser de 390 mil pesos. Y aunque la dicha solo le dura dos meses, es un respiro.

Ellos cogen café, ellos hablan del oficio, ellos oyen música y bromean. Pero hay otros asuntos que están ahí y hacen parte de ese estilo de vida:

Damaris Cano tiene atado a la espalda un radio en el que oye música romántica y un perro blanco y negro, Káiser, la acompaa echado y no la desampara ni siquiera cuando llueve.

Otro perro, este color canela, acompaa a su amo en ese cafetal de El Establo: La Ñanga.

Ambos, Káiser y La Ñanga, son dos mansas palomas que se adormecen en la temperatura de bochorno. Distinto a los que cuidan bodegas, patio de pesado y enramada de beneficiadero, Zeus y Sasha, que hasta un letrero anuncia: Perros Bravos resulta ser apenas un eufemismo.

Nadie fuma. Al menos en los grupos que visitamos, nadie fuma. La mencionada usanza de recolectores y chapoleras fumando tabaco o cigarrillo sin parar para ahuyentar mosquitos con el humo parece ser cosa del pasado.

Juan Carlos Acevedo hace rodar la bola de que hay culebras. Habla de las que ha encontrado por ahí en más de media vida de trabajo: tiene 30 aos y comenzó a los 17. Son cazadoras, más bien inofensivas, “pero no crea: ellas también muerden si se ven atacadas y lo enferman a uno como cualquier culebra. Aunque, como quien dice, se están acabando. Uno ya no ve tantas como primero”.
botas de ugg Cosecha de billetes en los bolsillos de recolectores