comprar botas ugg online baratas Realmente invadieron los árabes Hispania

comprar ugg españa online Realmente invadieron los árabes Hispania

La batalla de Guadalete, pintada por Martinez Cubells (1845 1914).

En muchos foros y páginas de internet es fácil encontrar entradas y comentarios que afirman con rotundidad que la conquista árabe del ao 711 esa que aprende cualquier alumno de primaria nunca tuvo lugar: todo sería una patraa inventada por historiadores que, o bien han intentado disfrazar la o bien se han mostrado torpemente crédulos respecto a lo que cuentan crónicas escritas mucho tiempo después de que el rey Rodrigo perdiera su reino. Qué habría ocurrido entonces en la célebre de batalla de Guadalete? Los defensores de esta teoria que tienen respuestas para todo aseguran que todo habría sido una guerra entre visigodos, uno de cuyos bandos seguiría todavía practicando el arrianismo, la herejía que creía que Cristo no es de la misma naturaleza que el Padre, como proclama todo católico cuando recita el credo. Los arrianos habrían ganado ese enfrentamiento, siendo el resultado una del orbe católico y progresivamente arabizada y convertida al islam a través de contactos mercantiles y culturales a lo largo del siglo IX. La ocurrencia proviene originariamente de un escritor llamado Ignacio Olage, quien en su juventud, antes de la Guerra Civil, había frecuentado los círculos fascistas de Ledesma Ramos, como ya demostró en su momento mi colega del CSIC, Maribel Fierro. Tras la contienda, Olage parece haberse convertido en un autor desocupado y con bastantes posibles, que le permitían entre otras cosas escribir infumables tratados sobre Decadencia Espaola y alguna que otra olvidada novela. En 1969 convenció al francés Ferdinand Braudel para que avalara la publicación de un no menos infumable libro titulado arabes nont jamais envahi lEspagne, más tarde traducido al espaol en 1974 por la Fundación Juan March, cuando todavía la presidía el después ministro franquista, Cruz Martínez Esteruelas. La prolija argumentación de Olage intentaba convencer al lector de que, siendo imposible que los ejércitos árabes hubieran tenido la capacidad logística para alcanzar un territorio tan alejado de sus bases en Oriente, no existían testimonios contemporáneos fiables que demostraran su llegada a Hispania. Mucho. Y lo que esas evidencias demuestran más allá de cualquier duda razonable es que los árabes si que conquistaron Hispania en torno al ao 711 de nuestra era. muchas pruebas de ello. Las más evidentes son las monedas: al poco de poner un pie en la península, el conquistador Musa ibn Nusayr comenzó a emitir piezas de oro con leyendas en latín y fechadas en 712 ó 713 y en las que se leía la profesión de ley musulmana: Non deus nisi Deus (No hay más dios que Dios).

[En la foto, un sólido de oro con la inscripción en latín In Nomine Domini Non deus nisi Deus. Está acuada en Hispania en el ao 94 de la Hégira 712 713. Se conserva en el Museo Arqueológico Nacional] .

En los aos siguientes, los conquistadores acuaron monedas bilinges en latín y en árabe y finalmente monedas únicamente en árabe. Además, han llegado hasta nosotros innumerables precintos y sellos de plomo con inscripciones en árabe que citan a los gobernadores que aparecen en las fuentes escritas. Estos sellos de plomo han aparecido en lugares tan interesantes como Ruscino, cerca de Perpián, con seguridad un campamento militar desde el que se enviaban expediciones en Francia y se recolectaban tributos. En la lejana Inglaterra, Beda el Venerable (735) hablaba de la llegada de los “sarracenos” hasta las Galias, igual que lo hacía en Roma el redactor del Pontificalis. Contamos, además, con dos crónicas latinas, una escrita en 741 y la otra en 754, que ofrecen cantidad de informaciones sobre quiénes eran los nuevos seores. de dónde venían y que lugares habían conquistado. La conquista fue llevada a cabo por soldados y todavía habría de tardar algún tiempo hasta que la sociedad árabe andalusí comenzara a tomar cuerpo. Tambén Tito Livio escribió mucho después de la conquista romana de Hispania y no por ello nadie duda de la llegada de las legiones romanas. Sabemos que, por regla general, la gente no se movía mucho en la Edad Media, pero cuando lo hacía, no se detenía ante nada. Además, si intentáramos pensar el pasado con los parámetros de nuestros cómodos sillones del siglo XXI, resultaría imposible entender las pirámides de Egipto, las campaas de Alejandro Magno, las conquistas de las legiones romanas o la construcción de las catedrales. Propongan una empresa similar a cualquiera de éstas en su próxima reunión de comunidad de vecinos y cuéntenme después si es posible entender la historia desde nuestros propios esquemas. Es posible que en muchos casos consigan que su contrincante les conceda la razón, pero estén preparados también para encontrarse con la más rotunda e irracional negativa a aceptar la evidencias más palmarias. Y es que, como decía el gran Rafael Sánchez Ferlosio, nadie convence a nadie de nada”.

Hombre Manu, la facilidad en decir melonadas está al alcance de cualquiera: el utilizar la genética para negar la invasión árabe (omeya, o árabe bereber como a usted guste) a Espaa podría aplicarse a todo el norte de frica, y verás que la gran mayoría que se dicen árabes de pura raza son de origen bereber. Ya no digamos su conocimiento de historia romana (diría mas bien romanoide), fíjese que sabe tan poco que comete la osadía de generalizar el ámbito bastante reducido de un pueblo fiero como el celtíbero a toda la península. Por otra parte la comparación entre el modo de conquista romano y el árabe no tienen nada que ver. El romano se basaba en la conquista métodica generalmente lenta (aunque hubo períodos de expansión rápida) del territorio e imponía sus estructuras políticas a los pueblos sometidos a la primera ocasión o bajo un régimen de protectorado que “degeneraba” a uno provincial. Sus ejércitos podían ser gigantescos con un poderío basado en su infantería pesada. El árabe en la conquista rápida (mediante caballería, claro está), en pactos con los poderes locales, en razzias para avasallar a la población local. De ahí viene que el conde visigodo de Ceuta ya en el 709 efectuase una expedición contra su propio rey visigodo a instancias de los omeyas. En el 713 el visigodo Teodomiro y sus descendientes mantuvieron sus dominios pactando con los árabes hasta final del siglo. La patraa esgrimida por usted de que la conquista fue realizada en dos aos se contradice con la historia que muestra que el último rey visigodo cayó en el 721 en la Septimania (osea el sur de Provenza que pertenecía al reino visigodo). Los omeyas no conquistaron la actual Catalua hasta el 717 718. y por otra parte las reglas de enfrentamiento de aquellos ejercitos musulmanes eran tajantes y se cumplian, ni violaciones ni matanzas, el ejemplo mas claro de esto lo teneis en lo que ocurrio cuando los cruzados tomaron jerusalem y corrio la sangre a la altura de las rodillas, pero cuando saladino la recupero el trato fue bien distinto, asi que menos patraas, que por renegar de la mejor parte de vuestra historia no fue cuando carlos se forraba de oro a sangre y fuego en el cono sur, si no mas bien cuando espaa fue el foco de la civilizacion en una edad muy oscura en toda europa, los monarcas del norte enviaban a sus herederos a formarse en cordoba, sevilla, toledo o granada, debido a esa ingratitud, desde que se intento extirpar ese legado, que este pais perdio cualquier iniciativa, quedando rezagado y a remolque de los anglosajonesYoussef Ya veo que esto no es nada serio sino una de las tantas opiniones conspiranoicas como la inexistencia llegada del hombre a la Luna, el supuesto engao del evolucionismo, que Jesús no existió y mil mamarrachadas más. Además tus fallos en historia rozan más allá de la vergenza ajena; ya demostraba hace tiempo Julio Anguita (político, y profesor de historia además) la existencia de “mentes perezosas” y de que en Espaa se lee poco, poquísimo y en tu caso no has leído nada, por lo menos nada de utilidad; solo hay que buscar en Google: “5. El comienzo de la conquista

musulmana de Espaa”, un archivo en pdf en el que se tratan todas las fuentes de la invasión árabe. Y no sólo eso sino los trabajos de Hilario Gómez, José Soto Chica, Roger Collins, y multitud de historiadores cuyos trabajos se pueden buscar en don Google e incluso descargar en pdf. Ah! Pero es sencillo razonar con escasez de datos y no molestarse en investigar, en contrastar datos, en ver si me cuelan una trola, no! Lo sencillo es leer una web que diga “Los árabes no invadieron Espaa” ponga cuatro chorradas, e incluso echar un vistazo (pero no demasiado, que cansa) el libro del aludidísimo Olage. Porque si aplicaras mejor tu lógica no lanzarías a lo bruto eso de los 20 millones: en Espaa y en Portugal no se llegó a esa cifra hasta hace poco más que un siglo. Por cierto, se estima que las tropas islámicas que invadieron Espaa eran de alrededor de 30.000 hombres

La historia oficialista recoge que un grupo de 3000 árabes invadieron la península, después de haber cruzado todo el desierto de Oriente Medio y haber ido convirtiendo a la fuerza a tribus beréberes que encima se animaban a sumarse a las tropas que acababan de violar a sus mujeres y asesinar a su pueblo.

Pero son tan heroicos los árabes que además entraron a la fuerza por Gibraltar. 3000 personas invadiendo territorios hasta Toulouse poblado por 20 millones de personas y les dio tiempo en pocos aos a invadir, violar, asesinar, construir mezquitas, palacios, sistemas de regadío y alcantarillado, baos públicos, tratados de medicina y científicos, estructuras sociales.
comprar botas ugg online baratas Realmente invadieron los árabes Hispania