precios de botas ugg Marcela Rubiales perdona legalmente al

ugg classic Marcela Rubiales perdona legalmente al

En general para el ser humano, perdonar implica un enorme esfuerzo espiritual y un gran sacrificio por parte del ofendido. Muchos perdonamos de dientes para afuera, pero perdonar con alma y corazón, exige para el agraviado liberarse de todo sentimiento ruin; recibiendo en recompensa, paz y tranquilidad.

Pesadilla. Lo anterior viene a colación porque el 2004 fue un ao terrible para Marcela Rubiales, pues perdió a su única hija el 28 de febrero en un fatídico accidente automovilístico. El vehículo era conducido por Julio López, el novio de Marcela Bárbara Fuentes. La pérdida para la actriz y cantante fue tremenda, no hay palabras que puedan describir su dolor. La hija de Paco Malgesto ha pasado por diferentes etapas de duelo: coraje, dolor, tristeza, depresión, desconsuelo; y sólo como ella misma lo admite: “La mano de Dios movió mi corazón y me ha sacado adelante”.

Por momentos pensó abandonar su carrera, y sólo el tiempo ha logrado que el milagro obre en ella; poco a poco ha retomado sus actividades normales. Regresó a sus clases de computación, a ejercitarse en el gimnasio, montar sus caballos y finalmente el pasado 15 de septiembre a cantar en Tlapa, Guerrero; lo hizo como si jamás se hubiese retirado temporalmente.

“Me sentí cómoda y muy bien, como si nunca lo hubiese dejado de hacer”.

Hace días Marcelita, vino a esta ciudad para cerrar el trámite del expediente sobre el accidente de su amada hija. Otorgar el perdón a su novio, quien iba manejando la noche en que la joven de 19 aos, murió junto con otro amigo que iba en el carro.

“Fue muy difícil recordar. Fui, como siempre, egoísta y me pregunté: por qué no se salvó mi hija? Camino a Amecameca, donde se haría el trámite, imaginé que al verlo, tal vez lo odiaría, porque él manejaba el coche. No fue así. Lo vi y sentí lástima de que a tan temprana edad, lleve en su cabeza dos muertes. Lloramos, nos abrazamos, lo perdoné de corazón y le pedí que nunca olvidara a mi hija. También le pedí que fuera feliz y que hiciera algo importante con su vida, porque por y para algo se quedó aquí. Dios lo bendiga”, finalizó la interprete.
precios de botas ugg Marcela Rubiales perdona legalmente al