botas baratas ugg El restaurante más barato del mundo

comprar ugg baratas por internet El restaurante más barato del mundo

Empieza la temporada alta y los turistas inundan las transitadas calles de la Habana Vieja. Muchos almuerzan en uno de los doce restaurantes icónicos recomendados por el Lonely Planet o la oficina de turismo cubana como lo son La Bodeguita del Medio o La Floridita. Ambos sitios fueron frecuentados por el legendario escritor estadounidense Ernest Hemingway. Mientras tanto, los ciudadanos de a pie hacen cola para poder sentarse en el Café Habana, el un único comedor donde todavía se puede comer en moneda nacional.

A muchos, como sucede con Lázaro González, no les importa tener que esperar un par de horas para sentarse a almorzar, la calle si acaso sólo encuentras pizzas o sándwiches. Con lo bien que se come aquí y con lo bien que están los precios en verdad vale la pena esperar. El sólo llevaba casi hora y media esperando su turno.

El lugar se encuentra localizado en la calle Mercaderes haciendo esquina con Amargura. Desde afuera el Café Habana aparenta ser cualquier otro restaurante de la misma calle con su estructura colonial y su toque tropical, que en este caso son sus paredes pintadas en color verde limón. Lo delata únicamente la multitud que espera sigilosamente su turno ya que el restaurante apenas tiene seis mesas. la carta

La especialidad de la casa son los huevos fritos al nido por un precio módico de 8 pesos cubanos o $0,34 centavos de dólar. La carta es variada con opción a tomar varias sopas incluyendo la crema de queso por 6 pesos ($0,26). Como plato principal está el pollo frito a 11 pesos ($0,47). El combinado más del establecimiento es el bistec de cerdo con papas fritas a 15 pesos ($0,65). El mismo puede costar hasta $4,50 en cualquiera de los locales aldeanos cual es un lujo para muchos cubanos.

Según informes en el diario oficial Grannma el salario promedio en Cuba es de unos 415 pesos cubanos, o unos $19,00 mensuales. Esto significa que comer en cualquier restaurante en la ciudad representaría aniquilar un 20% del sueldo por un plato de comida.

aquí con mi familia de vez en cuando porque se come barato y se come bien.

Como comenta Valdés, el poder adquisitivo del cubano promedio esta limitado dadas las condiciones económicas que viven los ciudadanos del país. Tales condiciones agudizadas durante el período especial de los 90s fueron las que impulsaron al gobierno de la isla caribea a convertir la industria turística en una fuente principal de ingresos. Y por lo tanto, preparar la infraestructura del país para viajantes extranjeros.

los restaurantes de la Habana están llenos de cubanos, dice Valdés, son los cocineros, los meseros, los músicos, pero que vayan a comer? aquí no existe. principios de noviembre, el Ministerio de Turismo (Mintur) y la Oficina Nacional de Estadísticas reportaron el arribo de dos millones de visitantes extranjeros Cuba con los cuales se recaudaron mil 216 millones de dólares, traspasando las cifras del 2008.

no es como antes cuando no podíamos entrar a restaurantes o hoteles pero para nosotros casi es lo mismo, porque igual no tenemos forma de pagarlo. Por ahora yo me conformo con mi Café Habana, dice Leymis González la cual esperaba conjunto su esposo Lázaro.

Y volviendo al restaurante, me puede alguien decir cómo es posible en La Habana ofrecer a diario un menú con huevos, pollo y bistec de cerdo para decenas de personas? De dónde saca el propietario los ingredientes? Porque si él puede abastecerse, los demás ciudadanos también podrían, o no?

El periodista le ha hecho un flaco favor al Café Habana publicando este artículo. Una visita de las autoridades y el paladar está cerrado o pagando una multa de cuidado por seguir haciendo la vista gorda.
botas baratas ugg El restaurante más barato del mundo